sábado, 23 de mayo de 2009

Y SEGUIMOS DANDOLES DINERO

MAS Y MAS DINERO PARA LOS CURAS PEDOFILOS
La financiación a través de la equis de la declaración de la renta sólo cubre una mínima parte de los gastos de la Iglesia católica, concretamente 241 millones, mientras que el Estado les subvenciona con más de 6.000 millones de euros con las que el Episcopado sufraga sus diferentes actividades, desde los colegios religiosos a sus residencias.

Así lo expone un informe de Europa Laica que desglosa las diferentes aportaciones estatales a la Conferencia Episcopal, denunciando así que “esta transferencia de fondos públicos” es la prueba de que “España es un estado confesional encubierto” y “la separación Iglesia-Estado todavía es una quimera”.

Yo nunca he puesto la X en la declaración de la renta, y viendo esta noticia menos aún.

A través de la X en la declaración de la renta, es decir, el trasvase del 0,7% del IRPF a la Iglesia –y el Estado se presta aquí a actuar gratuitamente de recaudador- los obispos obtuvieron 241 millones. Incluso si el contribuyente marca la casilla de “fines sociales” una buena parte, más de 100 millones de euros, va a parar a las organizaciones caritativas de la Iglesia.

La asociación laicista ha elaborado su informe a partir de datos de la Agencia Tributaria, el Ministerio de Asuntos Sociales, el Ministerio de Educación, las consejerías de las Comunidades Autónomas, sindicatos y patronales de la enseñanza, así como la propia Conferencia Episcopal y algunas de sus 60 diócesis, si bien advierte de que conocer los datos exactos es difícil ante “la falta de transparencia en las cuentas de la Iglesia católica y la opacidad de las Administraciones Públicas sobre dicha información”.

Estos señores no tienen vegüenza, muerden la mano que les da de comer; pero más aún, este gobierno, al que yo voté, tampoco tiene vergüeza, y lo digo fuerte y claro. España, según la Constitución es un Estado aconfesional.

No hay que subvencionar a la iglesia, que se subvencionen ellos mismos, que paguen el IBI de sus propiedades como yo lo pago de las mías, que paguen impuestos como yo los pago.

Estos no van a ir al cielo: "es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja, que un rico entre en el Reino de los Cielos" (lo dice la Biblia)