viernes, 12 de junio de 2009

Objeción fiscal contra los gastos militares

Un año más, el inicio de la declaración de la renta viene acompañado con una propuesta para quienes no quieran financiar la maquinaria de guerra con su bolsilloCada año por estas fechas, tenemos la opción de ser un poco rebeldes –con causa–, gracias a nuestra declaración de la renta. Me refiero a la objeción fiscal a los gastos militares que cada año cerca de mil ciudadanos de este país hacen, en protesta por el gasto en armamento y militarización de nuestra sociedad.

El año pasado se contabilizaron 874 objetores, que desviaron 84.253,86 euros a proyectos sociales propuestos por las entidades que promueven este acto de desobediencia, la mayoría vinculadas a los otrora movimientos de objeción de conciencia.
La objeción fiscal a los gastos militares consiste en, que una vez expuestos todos nuestros ingresos y de aplicarles el porcentaje que por legislación nos corresponde, le restamos además de los pagos a cuenta realizados –retenciones principalmente– el porcentaje destinado a gastos militares en los presupuestos.